Formación


Taller de formación:
I.- Identidad Socialista Hoy
El taller se planteó a partir de interrogantes sobre la denominación socialista, la posibilidad de su vigencia y sobre el concepto de socialismo en sí.
Para responder a estos puntos se dividió el taller en cuatro etapas:
La primera etapa abarco, a manera de introducción, expresiones personales por parte de diversas figuras, como Arguedas, Basadre, Mariátegui, Flora Tristán, que manifestaban el rechazo al sistema dominante y la necesidad de orden más justo. En esta etapa se concluyó que no se define una propuesta de socialismo, sin embargo, quedo claro el deseo de cambio.
La segunda etapa, busco explorar la dimensión ética del socialismo. Se afirmó que la propuesta ética del socialismo consiste en un reordenamiento de los valores que el liberalismo impulso. Asimismo, se postuló que la propuesta socialista no se trata de imponer la igualdad a costa de las libertades, sino que es inconcebible la libertad sin un suelo común. Es decir, la condición indispensable de la libertad es que todos y todas podamos tener acceso a la justicia, a una vivienda digna, a un trabajo adecuadamente remunerado y a servicios que impulsen el desarrollo de nuestras capacidades. En otras palabras, quien se manifiesta como socialista no pone en un segundo plano la libertad, sino que pretende su más completa complejidad: libertad de y libertad para. Además, se explorar la igualdad en cuatro tipos de igualdad: la de resultados, de oportunidades (educación, salud), de recursos productivos (activos en bienes productivos) y la de reconocimiento.
Luego, se exploró la teoría crítica del socialismo. Esta consiste en una crítica sostenida a este sistema capitalista que explota al humano, enajena, cosifica nuestras relaciones con los demás. Sistema que pretende el predominio de una relación de dominación entre grupos humanos, y que estos procesos se intensifican y crean un clima donde la lucha por la dignidad del ser humano se vuelve indispensable.
Finalmente, la propuesta socialista aquí y ahora, partiendo de la frase de Carlos Marx: "una sociedad de individuos libremente asociados gestionando su productividad en función de sus necesidades"; se concluyó que en el contexto actual el trabajo político pasa por construir un partido dentro de un Frente Amplio. No obstante, este debe presentarse como un reflejo de la vida diaria cotidiana. Es decir, el socialismo no puede reducirse (como sucede actualmente) a una agenda estrictamente política inconexa a las manifestaciones de los distintos grupos humanos. Por lo cual concluimos que si no podemos concretizar el socialismo en algo tangible para nosotros y los demás que nos rodean, no tiene sentido. Para cumplir con el propósito de superar y avanzar más allá de la fase depredadora del desarrollo humano debemos estar en constante exploración y crítica de los caminos a seguir.